Crianza de los Hijos Un padre y una madre felizmente caminando con su hija en el campo verde - Crianza de los Hijos Banner

Educación en el Hogar Cristiano


Educación en el Hogar Cristiano - ¿Cuáles son los Hechos?
Aunque muchas personas consideran el educar a los niños en el hogar relativamente como algo nuevo, la educación en el hogar ha estado presente en los Estados Unidos desde el comienzo de nuestro país. La Biblia era utilizada a menudo para enseñar a los niños a leer y a escribir. Los niños aprendían habilidades de la sabiduría de sus mayores, y a través de las experiencias prácticas dentro de sus familias y comunidades.

No fue sino hasta 1852, en el estado de Massachusetts, que fue establecida por primera vez la asistencia obligatoria a la escuela. Para 1918, cada estado había adoptado una ley similar. Hasta los años 1960 y 1970, había poca oposición a esas leyes escolares ordenadas por el estado. Aproximadamente a finales de los años 60, los padres comenzaron a cuestionar el sistema de educación pública y a buscar alternativas para educar a sus hijos. Hoy, la educación en el hogar es legal en todos los 50 estados, aunque las leyes y regulaciones varían de estado a estado. En los pasados 25 años, el número de niños educados en el hogar ha tenido un aumento masivo. Hoy, los estimados muestran que entre 1.5 y 2 millones de niños están siendo educados en el hogar en los Estados Unidos, haciendo de éste el método de educación de más rápido crecimiento.


Educación en el Hogar Cristiano - ¿Cómo es?
Una educación cristiana en el hogar luce diferente para cada familia. Algunas familias literalmente diseñan su propia escuela en el hogar, completa con pupitres, libros de texto, planes de lecciones, el saludo a la bandera, y hasta receso. Otras familias hacen un estilo de vida el educar a sus hijos en el hogar, optando por no utilizar horarios, ni requerir textos, ni libros de ejercicios. Cualquiera que sea el arreglo, la meta se mantiene igual: dar a los niños valiosa información, al mismo tiempo que también se les enseña a ser independientes, pensadores críticos conscientes de sus oportunidades y del mundo a su alrededor.

Para la familia que elije hacer de la educación en el hogar un estilo de vida, los padres y niños aprenden juntos a través de deliberadas experiencias de la vida. El estudio y aprendizaje se convierten en parte de una rutina diaria, en lugar de una reglamentación dentro de un ambiente de clase tradicional. Las familias que educan en el hogar pueden encontrarse en cualquier parte de esta transición, individualmente ajustando su educación en el hogar de acuerdo a su estilo de vida y filosofía. No existe una manera correcta o incorrecta de crear un ambiente cristiano de educación en el hogar.

Sin embargo, debido a las variaciones de requerimientos de estado a estado, y a las preferencias de los padres, algunas escuelas en el hogar tendrán más libros de ejercicios que experiencias prácticas. Otros aprovecharán los casi ilimitados recursos disponibles para ellos, utilizando la naturaleza, la literatura, y la economía del hogar como sus principales fuentes de educación. La educación en el hogar les da a los padres la libertad de acomodarse al estilo de aprendizaje individual de cada niño.


Educación en el Hogar Cristiano - ¿Qué dice la Biblia?
Las escuelas en el hogar cristiano están creciendo rápidamente, en parte porque los padres están comenzando a reconocer sus responsabilidades para con sus hijos. La Biblia nos dice que los niños son un regalo del Señor, creados para Su placer y propósito divino (Salmo 127:3-5, 139:13-16). Él nos ha confiado a nuestros hijos por un muy corto tiempo, durante el cual debemos tomar decisiones en oración que los beneficien y que glorifiquen los propósitos de Dios para ellos.

La Biblia dice claramente que Dios les da a los padres la autoridad y responsabilidad de entrenar, disciplinar, e instruir a sus hijos, no a la escuela, a los medios de comunicación, o a sus compañeros. Es imperativo que los padres enseñen la Biblia a sus hijos desde una temprana edad, lo cual se puede hacer más fácilmente cuando se pasa la mayor parte del tiempo en el hogar.

Deuteronomio 6:5-9 lleva a los padres a comprometerse de todo corazón con los mandamientos de Dios y enseñárselos diligentemente a sus hijos. . .estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes" (v 7). En otras palabras, debemos enseñar a nuestros hijos acerca de Dios en todas nuestras rutinas diarias, no sólo durante la Escuela Dominical y durante las oraciones antes de acostarse.

¿Significa esto que todos los padres cristianos tienen la obligación de educar en el hogar a sus hijos? No necesariamente. Dios tiene planes especiales para cada creyente, de paz y no de mal, para darnos el fin que esperamos (Jeremías 29:11). La educación en el hogar es mejor para algunas familias cristianas, mientras que la educación privada o pública es mejor para otras. La educación en el hogar puede que ni siquiera sea una opción para esas familias con situaciones especiales, tales como un padre soltero, u hogares que requieran el ingreso de los dos padres. Cualquiera que sea la situación, Dios proveerá para las necesidades del individuo de cada familia que viva en obediencia a Él (Mateo 6:33).

¡Aprenda Más Acerca de la Crianza!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





How can I know God




When you die, why should God let you into heaven?


Derechos de Autor © 2002-2019 AllAboutParenting.org, Todos los Derechos Reservados